La casa de los espejos

La casa de los espejos
Por Lorena Coyle

¿Has entrado alguna vez en una casa con paredes de espejo? Yo recuerdo haber entrado a una cuando era niña, recuerdo que reía y me sentía nerviosa a la vez por verme reflejada miles de veces. La ilusión óptica te hace dudar sobre cuál imagen es real o cuál no.

Un efecto muy similar sucede cuando nos encontramos con personas en las que vemos reflejadas actitudes o reacciones nuestras. ¿Qué tienes de mí que hace que me caigas tan mal? Me decía mi abuela cuando yo tenía 15 años, por supuesto en ese momento no lo entendí, pero ahora esa frase tiene tanto sentido.

Si partimos del supuesto en que vivimos dentro de una casa de espejos, en donde cada persona que nos encontramos en el camino nos muestra algo de nosotros, bueno y malo; entonces sentimientos como el odio, el rencor, el resentimiento perderían sentido bajo este escenario. Porque en esta casa de los espejos, es mi reflejo lo que rechazo, lo que no me gusta de mí que es más fácil verlo o juzgarlo en ti.

Cuando nos hacemos consientes de esto, sería interesante hacer una pausa y observar lo que nos molesta en los demás y cómo nos hace sentir, es liberador! El perdón cambia de dirección, NADA ES HACIA AFUERA, todo es hacia adentro.

Esta es la oportunidad perfecta para trabajar en tu interior, agradecer a todas esas personas que nos muestran en dónde están tus bloqueos, tus miedos, las áreas de mejora para poder vivir en armonía.

Vamos a vivir en paz, y lograr la paz contigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *